¿Hoy las musas no te visitan?

¿Hoy las musas no te visitan?

Suele pasar algunas veces, que las musas no te visitan, o están de cañas con los amigos, y tu cara de pez besuguil mirando por la ventana, imaginando que vas montada en un unicornio multicolor volador, que suelta purpurina por el ….SE ESTRELLA! 

Venga! no te vienes abajo, y entiendes que los artistas, SOMOS almas libres de los espiritus más artisticos y necesitan algunas veces motivaciones. Entonces coges tu movil que estaba solitario en la esquina de tu mesa, y te metes en esa maravillosa aplicación llamada Pinterest -abajo enlace- y comienzas ojeando una diseñadora, en ese taller tan ordenado, tan monocromatico, tan ligero, con esas vistas tan maravillosas a esos bosques infinitos, pero enga, deslizas y cambias…que chulada de estudio! en la bonita costa Californiana. Esas playas, esos cuerpos!, esa calidez de luz, cualquiera no tiene una musa en su dormitorio fumando y bebiendo una de esos mejunjes combinadas que beben esta gente, de tantos colores y formas peculiares. Y piensas?? si es que con esas vistas cualquiera no tiene motivaciones! coñio.

Bueno, pues despues de ver cuatro o cinco perfiles más, ves que tus musas ya tienen una cogorza muy importante, la cual tú no tienes, y para ser viernes, ya marcadas las 12:00 en mi analogico reloj CASIO, pues decides tomarte un quinto fresquito ya que el Papa al ser más de las 12 ya ha bebido :).

Entonces quinto en mano y cigar mentolado, decides abrir la otra adictiva aplicación, llamada Instagram!! el terror de las horas muertas, el amigo de las horas perdidas y mucho más! porque sabes que no te va servir de nada, pero ya que has perdido media mañana en “redandulear” pues decides perder la otra mitad en esta aplicación que es mundo gatuno y moennas que pesan 20 kg menso que tú, con unos armarios del tamaño del Peñon de Gibraltar. Así que en lugar de venirte más abajo, la cierras! rápida! cierrala y desistala la aplicación! (aunque sepas que a la noche la vas a volver a isntalar).

Y entonces miras que desde tu terraza, tus calcetines de Harry Potter, tu pequeña mesa blanca, que no despacho porque no tienes más habitaciones en tu pequeño cuchitril, con esta luz de tu preciosa ciudad, tus gatos dormidos en la esquina del sofá y 200 pinipons por el suelo de tu pequeña monstruita, te das cuenta, de que esa ilustración de desorden…de detalles, puede ser perfecta para plasmarla.

Deja un comentario